Emisiones eléctricas

, , Leave a comment

El día de ayer fui a una primera comunión de una amistad muy vieja, que data desde el primer año de primaria; sin embargo, aunque la amistad es antigua, extrañamente no es una persona a quien me gusta ver, debido a que somos muy distintos en muchas maneras, además de que es una persona muy pesada y mal intencionada. Sin embargo, la antigüedad juega tan importante papel, que sigo viendo a esta persona de vez en cuando y si en algún momento estuviera en algún tipo de peligro, sería yo el primero en intervenir a su favor sin pensarlo dos veces.

desagradable

La ceremonia estuvo muy bonita y me dio mucho gusto ver a su hijito recibir a Dios en su corazón, ya que hoy en día el número de personas que hacen esto ha bajado de una manera substancial.

Se dice que cuando una persona se casa, absorbe mucho de las cosas de su esposo o esposa, incluyendo algunos de sus pensamientos, algo si bien entendible, es también inexplicable.

Al este ser el caso, un caso que todo aquel que esté casado conoce como verdadero, mi esposa absorbió en una buena porción mi pensar y mis opiniones sobre mi amigo, cuya situación ya expliqué, algo que si pudiera cambiar lo haría, sin embargo, eso no me es posible.

Debo de pensar que todo el tiempo que estuvimos en aquella  primera comunión, mi esposa, aunque no lo demostró de ninguna manera, tenía en su mente muy presente que no nos encontrábamos exactamente en la zona más amigable del mundo.

Lo interesante fue que al final del evento (donde los servicios de catering fueron excelentes) la esposa de uno de mis amigos me preguntó que si mi esposa no quería mucho al amigo que ya he mencionado, esto por supuesto sin mi esposa haber dicho nada.

mala-vibra

A esto respondí que eso no era cierto, a fin de mantener relaciones armónicas y civilizadas, sin embargo, me parece que no me creyó en lo absoluto, algo que está completamente fuera de mi control.

Esta pequeña situación incómoda reafirmó una teoría de algunos científicos, que afirma que el cerebro humano, como cualquier aparato de emisión y recepción, como la radio,  puede percibir la descarga energética emitida por el pensamiento de otro cerebro, lo que sería el equivalente a la lectura de pensamientos.

Esto, según los científicos, es debido a que toda la energía en el universo es transmitida de un punto A a un punto B, siempre y cuando exista un canal de transmisión, de la misma manera en que la electricidad viaja a través de cables o que el sonido con ciertas vibraciones viaja con las alas del viento.

Cada pensamiento tiene una descarga eléctrica o energética, cuya vibración es de naturaleza positiva o negativa, algo que nuestro cerebro tiene la capacidad de captar.

Esto me parece sumamente interesante.

 

Leave a Reply