Una forma de caja mágica moderna

, , Leave a comment

Una de las llamadas cajas mágicas que nos ha brindado la ciencia ha sido la cámara fotográfica, en donde gracias a esa particular forma de plasmar un segundo en un papel ha hecho que ese segundo se pueda guardar.

Gracias a las fotografías es como hemos conseguido ver grandes momentos de la historia. Si bien las palabras pueden describir perfectamente una escena y su entorno, la imagen nos ofrece la plasticidad de dicho momento.

Se tiene documentado que el primer fotógrafo fue Joseph-Nicéphore Niépce, en 1826, aun cuando se cree que el origen de la cámara fotográfica ocurrió mucho tiempo atrás.

Esta primera cámara fue hecha en una caja de madera, posteriormente llegamos a su versión “portátil” en 1865.

Sin embargo, la cámara fotográfica ha evolucionado a través de los años y podemos percatarnos que hoy en nuestros días una buena proporción de la población llevamos una pequeña cámara en nuestras manos.

Ahora bien, la cámara fotográfica toma imágenes de nuestro entorno, del exterior… Ahora, ¿te imaginas el poder sacar fotos de nuestro interior?

Sí, desde ya hace tiempo contamos con numerosas herramientas que hacen posible conocer nuestro cerebro, los huesos, el abdomen.

Inventos como la tomografía han hecho esto posible, por solo mencionar una de las opciones.

En la actualidad ya se cuenta con la tomografía computarizada, la cual permite obtener un escaneo de la parte del cuerpo humano a revisar, gracias a una fuente motorizada de Rayos X.

Gracias a este tipo de alternativas, el médico puede “ver el interior” del cuerpo para detectar posibles tumores o lesiones dentro del abdomen, escanear el corazón cuando se sospechan varios tipos de cardiopatías o anormalidades.

El obtener imágenes de la cabeza para localizar lesiones, tumores, coágulos que puedan ocasionar un derrame cerebral, hemorragias y otros padecimientos.

tomografo-espiral-multicorte-2_000

Ayuda a obtener imágenes de los pulmones para revelar la presencia de tumores, embolias pulmonares (coágulos de sangre), exceso de fluido y otros padecimientos como enfisema o neumonía.

El escaneo en los huesos es ideal para obtener imágenes de fracturas, articulaciones, cartílago o tendones.

Incluso para los dentistas es una valiosa herramienta para la implantología dental.

Lo valioso de esta herramienta es que su uso se extiende más allá de la medicina que es parte del bienestar de los seres humanos.

Este método también es usado en la arqueología, la física, la biología, la oceanografía, la geofísica, en el mundo de la ciencia de los materiales y otras ciencias más.

De esta forma, además de conocer nuestro cuerpo de forma interna también podemos conocer diversos elementos que nos rodean.

Esto apoya en los diagnósticos y estudios, por lo que cualquier avance en el mundo de la imagen hará “ver” mejor lo que nos rodea, tal como lo hiciera la primera caja mágica solo que ahora más moderna.

 

Leave a Reply