Tus hábitos y cuidados hacen la diferencia en una retinopatía diabética

, , Leave a comment

Mucho hemos avanzando en este siglo XX y lo que llevamos del siglo XXI en cuanto a adelantos científicos y tecnológicos y muchos de esos descubrimientos han logrado permitir incrementar la esperanza de vida del ser humano.

Sin embargo, estos mismos cambios han hecho que nuestro estilo de vida también se esté modificando.

Nuestro cuerpo en general está hecho para moverse, bien puede caminar, correr, nadar, saltar y en estas últimas décadas estamos cayendo en un bache donde el sedentarismo nos está atrapando.

Las actividades que solemos hacer nos exigen mantener una sola posición por mucho tiempo.

¿Te has fijado cuántas horas pasas sentado? Ya sea cuando te transportas, en la escuela, en tu trabajo, frente al televisor, cuando sales a divertirte…

Y mucho de ese tiempo son durante periodos largos. La misma observación la puedes hacer con respecto a estar de pie.

Se supone que debemos intercalar estas posiciones como el caminar, estar de pie, sentarse y no mantener la misma posición por más de media hora. ¿En tu caso esto es posible?

Si a lo anterior le sumamos que no hacemos ejercicio de forma cotidiana y nuestra alimentación (tanto en calidad, cantidad y distribución horaria) no es la más conveniente para nuestro cuerpo, es lógico que reclame, ¿no lo crees?

Y ante este reclamo, vemos cómo se reflejan las estadísticas de ciertas enfermedades, como lo es la diabetes.

Esta enfermedad en particular está tomando números alarmantes no solo a nivel nacional, sino también en el ámbito internacional, ya que se está reportando un aumento en su aparición justamente con el aumento de la esperanza de vida y el cambio en el estilo de vida de la población.

Algunos países ya están reportando más del 10% de incremento. Y colocando la lupa sobre una de las secuelas que trae consigo la diabetes, es con respecto a la retinopatía diabética.

En este caso, se está encontrando que después de 20 años de padecer diabetes, el 90% de los casos de diabetes tipo 1 y el 60% del tipo 2, tendrían alguna forma de retinopatía y de ellas, el 5% requerirá de tratamiento para evitar una ceguera irreversible.

Estos son números alarmantes porque también se sabe que la retinopatía diabética es la tercera causa de ceguera a nivel mundial y la primera en personas de edad productiva en países en vías de desarrollo.

Ahora bien, aun cuando el panorama no es muy prometedor, bien podemos ayudarnos para no estar en las estadísticas.

rd-laserEs decir, si aún no padeces de diabetes, la mejor forma de alejarte de la enfermedad es cuidándote a través de buenos hábitos de salud incluyendo el ejercicio y manteniendo tu peso ideal.

Si ya te diagnosticaron diabetes, en especial la de tipo 2, nuevamente, la mejor forma de mantenerla a raya es cuidándote y ser muy metódico en tu tratamiento.

Una de las mejores cosas que ayuda ante esta enfermedad es la prevención. El visitar no solo a tu médico de cabecera, sino también al oftalmólogo hará que puedas mantener a raya y estable tu enfermedad.

Un dato revelador es que la ceguera por retinopatía diabética es prevenible en el 80% de los casos.

¿Esto cómo se consigue? Tan simple como estar atendiéndote y cuidándote a través de una detección de la retinopatía diabética tratamiento temprano asociado a un manejo general de la enfermedad.

Pues bien, como notarás todo está en tus manos.

 

Leave a Reply